Como padres de familia, seguramente se han enfrentado a una diversidad de situaciones con sus hijos, pero una de las más comunes es que los niños no sientan ninguna motivación por estudiar o lo hagan solamente para cumplir con lo que se espera de ellos.

A veces lo primordial es que nosotros seamos quienes sembremos la semilla de la curiosidad por el conocimiento y por eso te damos las siguientes recomendaciones que invitarán a tu hijo a estudiar con una actitud positiva y con proactividad:

-Cuéntale a los niños acerca de personajes famosos o exitosos que también pasaron por las aulas y tuvieron que esforzarse.

-Fijen objetivos a corto, mediano y largo plazo, así el niño sabrá que sus avances serán progresivos y no por arte de magia.

-Reconocer y premiar el esfuerzo, aunque ese premio no necesariamente debe ser algo material o de mayor valor económico. Busca qué puede mover al niño para que se ponga a revisar sus apuntes.

-Cuando el niño saque una calificación no esperada, lo más importante es no regañarlo y transmitirle que entiendes la dificultad; no obstante, es fundamental motivarlo para que continúe realizando sus esfuerzos.

-Otro punto fundamental es que el niño te vea a ti, padre de familia, comprometido con su educación. Asiste a las juntas, firmas de boleta, entregas de reconocimiento el mayor número de veces que puedas, así el pequeño verá tu interés por él.